Quien sabe que sabe ¿cómo lo sabe?

La actividad neuronal no es posible sin una prótesis cultural.

Roger Bartra

La hipótesis del Exocerebro propuesta y estudiada desde hace poco más de 9 años por Roger Bartra en su libro Antropología del Cerebro, descarta que la “autoconciencia” sea una función exclusiva del cerebro como entidad biológica, añadiendo que es posible hablar de una conciencia “extendida” o “codificada”, en una amplia red simbólica de naturaleza cultural. Esta hipótesis puede ser contrastada por la de John McEneaney, profesor del Departamento de Lectura y Artes lingüísticas de la Universidad de Oakland (EE UU), quien coincide con Kurzweil en que oponer cerebro y tecnología es un enfoque erróneo

“Creo que la tecnología es una expresión directa de nuestra cognición”, discurre McEneaney. “Las herramientas que empleamos son tan importantes como las neuronas de nuestros cráneos. Las herramientas definen la naturaleza de la tarea para que las neuronas puedan hacer el trabajo”

Si ambas hipótesis de Bartra y John Mc Eneaey coinciden, ¿hasta qué punto podemos entonces hablar, de un cerebro “digitalizado”?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s